La condena de ganarse la vida

tumblr_n3ughcAQvM1smokwso1_1280

Hace unas semanas, dentro de la exposición retrospectiva de Martin Creed programada en la Hayward Gallery de Londres, me encontré con un pianista que tocaba una escala cromática, ascendente y descendente, un segundo por cada nota. Junto a él dos mujeres reían y bailaban al ritmo. Este pianista resultó ser el vigilante de sala. Un vigilante que, muy aburrido, tocaba lo mismo una y otra vez.

Leer más...