El arte contemporaneo es una tomadura de pelo

El arte contemporáneo es una tomadura de pelo

“No hay nada tan misterioso que no se vuelva evidente; y al contrario: todo lo que es evidente encierra en sí mismo un misterio”

Padre Pavel Florenskij

Punta de Flecha Paleolítico
Punta de Flecha Paleolítico

El arte está hecho de la parte que falta, como el ritmo está hecho de la parte en silencio. Cuando encontramos una punta de flecha tallada en la edad de piedra, su recortes, la parte de piedra que falta es la parte que corta, el filo. Es ahí dónde debemos encontrarnos a nosotros mismos con la obra y sin mediaciones ni textos que la acompañen. Tal vez, estemos generando demasiado texto que diga como y porque este artista o aquel es merecedor de nuestra comprensión. Si la obra no se entiende por si misma y cada uno puede entender lo que quiera, ¿ qué estamos haciendo?, ¿cuál es nuestro propósito más allá de justificarnos a nosotros mismos como gurús del arte o descifradores de una “verdad” a medias?. No sé… puede que sólo alimentemos el mercado con papel mojado o con obras sin sentido y por eso necesitamos que alguien se lo de, casi siempre un historiador embaucado de su propia marca o, a lo mejor, el sentido es que la gente VIP tenga una salida especial para fumar en una feria. ¿Quién sabe?. Hasta en eso nos toman el pelo. Porque no nos engañemos esto del arte contemporáneo es una tomadura de pelo bien orquestada, donde el arte, los artistas y lo que es peor nosotros, el público, hemos sido dados de lado para que las ideas, la política y el coleccionismo se adueñen de algo que nos pertenece a todos.

El arte existe desde el momento que un ser humano empezó a pintar en la pared de una cueva como una manera de habitar el lugar donde vivía, esto es tan válido ahora como entonces. Escenas de caza y animales, no sólo contaban una historia o un recuerdo, convertían la pintura en el mundo que hay fuera y como por obra de magia el mundo en pintura. Esta capacidad de revivir el mundo y ponerlo a discusión mediante la pintura, es la base misma del arte. Ya sé que no gusta mucho la palabra finalidad, pero el sentido del arte o su existencia, no es que dejes de ver el mundo que hay fuera de las galerías, los museos o los libros…, si no que el arte obra su milagro o su magia cuando te hace volver al mundo si es que lo estás perdiendo de vista o incluso, como decía Paul Valery en su ensayo contra los museos, te hace pensar en “el buen tiempo que hacía fuera”. Esas son las obras en las que me encuentro, siempre fronterizas entre lo que hay fuera y lo que hay dentro, vuelvo así a la idea del filo, donde me corto y sangro no con la punta de la flecha si no con la parte que falta. Y se hace visible lo invisible.

Altamira
Altamira
Matisse Habitación Roja Detalle
Matisse Habitación Roja Detalle

No hay nada que me moleste más que una frase que escucho a muchos artista, “hacer pensar o reflexionar a la gente”. ¿Por qué? ¿quién ha dicho que esto sea labor del artista? Y lo que es peor , es mentira. Normalmente ellos han reflexionado o más bien reinterpretado seguramente una reinterpretación de una idea ya sea política, filosófica o el otro subgénero: el género y nos la intentan hacer tragar con patatas o sin ellas, no es hacer pensar es adoctrinar, y es tremendamente peligroso y vacío. Porque lo que ellos ven como si sólo lo vieran ellos es en realidad demasiado evidente y esto no tiene ni gracia ni deleite. A bueno, que tampoco pretenden hacernos disfrutar, entonces: ¿para que están?. Por joder o para joder. Eso parece.

Santiago Sierra Linea de250 cm Tatuada Sobre 6 Personas Remuneradas
Santiago Sierra Linea de250 cm Tatuada Sobre 6 Personas Remuneradas
Marina Abramovic Ritmo 0, 1974
Marina Abramovic Ritmo 0, 1974

Luego están los que se embarcan en reflexiones antropocéntricas o antropomórficas o de orden existencial porque todavía no saben en que espacio viven, tan pegados al ordenador y el mundo virtual, el cual NOEXISTE, que ya no saben ni donde están y aún así pretenden hacernos partícipes de su propia patología disfuncional. Que si la redes sociales, que si internet, que si la imagen, que si la fotografía, que si un nuevo paradigma se abre ante nosotros. Pobres de nosotros que ya ni somos, más allá de nuestros perfiles; de nuestra imagen. ¿Pero quién habrá otorgado al artista tal poder cósmico?. Eso sí, aquí críticos, historiadores y demás gente del mundillo se frota las manos porque esto tiene miga para rato, y la rueda empieza a girar, surgen nuevos nombres y nuevos movimientos. La estafa está en marcha.

Hito Steyerl
Hito Steyerl

Pero a pesar de todo el mundo ahí sigue, los árboles siguen siendo árboles, las flores siguen siendo flores y el ser humano sigue donde estaba y siendo como era: humano. Todo lo demás cachivaches, herramientas y creencias. El mundo material siempre es mejor que el arte y por eso no suele haber ventanas en las galerías y muchas las construyen en bajos y garajes. He aquí donde empieza nuestro secuestro. Las ventanas pueden que nos digan que a lo mejor hay algo más interesante fuera: un grupo de niños jugando al escondite, un perro persiguiéndose el rabo, un árbol milenario luchando contra el tiempo o el sol calentando a un anciano sentado en un banco. Por decir algo.

El milagro del arte, bueno o de la mejor pintura, es aquel que me recuerda  un párrafo de Arte Y Religión de Ángel Gónzalez  -la frase que le dijo Cézanne a Gasquet delante Las bodas de Caná del Veronés que está en el Louvre: “Ahí tienes el milagro; el agua transformada en vino, el mundo transformado en pintura”-. No es como en el mito de las uvas de Zeuxis, que por parecer reales unos pájaros fueron a picotearlas, el milagro está en convertir las uvas en pintura. Las frutas de Cézanne no parecen comestibles, sino que ha convertido las manzanas en pintura, he ahí el auténtico el milagro. Y no como hicieron aquellos que hablaban de lo espiritual en el arte, convirtiendo la pintura en símbolo o en algo de orden espiritual o aquellos que decían pintar el inconsciente; vaya algunos cayeron en la trampa.

Veronese Bodas de Caná 1563
Veronese Bodas de Caná 1563
Cézanne Manzanas
Cézanne Manzanas
Malevich Cuadrado negro sobre fondo blanco
Malevich Cuadrado negro sobre fondo blanco

La historia y la historia del arte, documentación y hechos, es tan verdadera como lo que uno se quiera o le hagan creer, “así son los hechos”, nos dicen, y nosotros tragamos. Que cada uno haga su propia historia a través de su propia experiencia y siempre mediante preguntas y no por hechos y fechas.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>