Secundino Hernández Mi primera corrida ¿ o caprichos caligráficos?

 

SECUNDINO HERNANDEZ ( Madrid, 1975) en su quinta exposición invidual en la galería Heinrich Ehrhardt nos presenta su primera muestra en papel bajo el título:  Mi primera corrida

 

MI PRIMERA CORRIDA ¿o caprichos caligráficos?

 

Por José Ramón Sandar Rivas

 

Secundino hernández Sin título 201
Secundino Hernandez Mi primera corrida

 

 

Sin obligaciones…

A lo mejor, y sólo tal vez, a lo mejor, se me ocurre pensar que, más allá de una revisión histórica y arqueológica de los materiales de la pintura y sus usos, lo cual ya se nombra como una poética de los materiales, Mi primera corrida es una obra de caligrafía, el arte de escribir con la mano hermosas letras. Aunque más que hermosas yo las calificaría de graciosas o con gracia. Y si la gracia es la cualidad de los cuerpos mediante la cual escapan de la gravedad, lo gracioso sería la cualidad de la mente de escapar de aquello que es grave o serio, de ahí la expresión tomar algo a la ligera. Entonces puede que lleguemos a la conclusión de que S.H, haciendo garabatos, escapa con gracia de aquello que algunos se toman demasiado en serio. Y haciendo garabatos llegamos a un lugar extraño, por lo que tiene de primario o primigenio, donde pintura, dibujo y escritura están unidos por la mano. Y por la mano aprehendemos el mundo que nos rodea, nos expresamos y lo ponemos a discusión; cosa que, la mayoría de las veces, hacemos  sobre un papel. Y tal vez por esta razón Secundino Hernández ha escogido este material como soporte conceptual de esta exposición: el papel. Éste es un material que invita a la reflexión tanto como a la distracción. Haciendo garabatos comprendí y representé el mundo que tenía enfrente.

Un garabato no es solo un trazo que no representa nada, sino que también puede ser los signos mal trazados que hace un niño cuando aprende a escribir; o simplemente aprende. Haciendo garabatos una mano se mueve a voluntad propia, ensimismada en sus propios movimientos se distrae, liberando a la mente de si misma y de la representación del mundo, porque como pensaba Focillón, las manos son más interesantes o más bellas cuando no imitan nada, simplemente bailan en el aire y lo que queda es el vacío o la nada que da forma al mundo. En un sentido taoísta, la hoja en blanco potencia la mecánica de la mano y la guía. Y aquello que sólo era garabato, juego y aprendizaje se convierte en firma, signo, letra y … el mundo entero.

S.H que le gusta usar la historia del arte como andamiaje de su pintura, creando siempre un juego paradójico entre pasado y modernidad, lo cual todavía no sé si le hace moderno o antiguo, nos ha convencido, o por lo menos a mi, de que estos dibujos a carboncillo, técnica que es tan antigua como el hombre, al fin y al cabo el carboncillo sólo es una madera carbonizada con punta, son el origen de toda pintura y de toda sensación artística. Hasta tal punto me ha convencido que ahí donde hay dibujo ya sólo veo pintura, la pintura de Secundino Hernández.

Carboncillo y acuarela se convierte aquí en paradigma de la honestidad del pintor, mostrándonos que tanto en el arte como en la vida no hay errores, sólo accidentes. Y aunque con el óleo (y otras técnicas) se pueden tapar, aquí se muestran como parte de la obra. Es entonces cuando vuelvo sobre mis pasos hasta llegar al título tan sugerente como radical de… “Mi primera corrida”.  Título que voy a intentar descifrar aunque no me acerque a sus significado real, así, por lo menos, me acercaré a aquello que se dice de que cada uno ve lo que quiere ver, sobre todo en estos garabatos.  Y yo lo que veo es otra referencia a un tema clásico de la pintura española como son las tauromaquias. Por ejemplo, Picasso dibujó muchísimas, y aunque no sé si aquí hay toro y torero, si hay una acción rápida, vertiginosa y, por su puesto, dramática. Además, estos dibujos tienen algo de plaza y de corrillo, como cuando de niño iba a ver a los dibujantes de caricaturas a la Plaza Mayor, y me entretenía mirando como trabajaban el carboncillo en un baile de luces y sombras. Es la sensación artística más inmediata que puedo recordar y que aquí os cuento.

 

Secundino hernández  Mi primera corrida
Secundino Hernández Mi primera corrida

 

Secundino hernández  Mi primera corrida
Secundino Hernández Mi primera corrida

 

Secundin Hernández  Mi primera corrida
Secundino Hernández Mi primera corrida

 

Secundino Hernández  Sin título 2014
Secundino Hernández Sin título 2014

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>