DETROIT: UNA EXCUSA PARA HABLAR DE MAILLO

 

Detroit: Una excusa para hablar de  Maillo

Por José Ramón Sandar Rivas

 

DETROIT: GALERIA PONCE+ROBLE. Calle Alameda 5 , Madrid.

Del 14 de Noviembre al 10 de Enero de 2014.

 

“Los colores ciegan el ojo.

Los sonidos ensordecen el oído.

Los sabores nublan el gusto.

Los pensamientos debilitan la mente.

Los deseos marchitan el corazón.”

Lao Tse, Tao te Ching


 

                                                                                                                                     

El escenario dramático por el cual se mueve Maillo, siempre en línea recta para volver una y otra vez sobre sus pasos, es un traveling cinematográfico que vive tan profundamente en su ojo que no puede hacer otra cosa que vomitarlo obsesivamente sobre la tela; y de alguna manera, sanar y recuperar el aliento para seguir respirando y pintando.  Porque, no me voy a andar por la ramas, Maillo lo que tiene es una enfermedad o una maldición: una hipertrofia del ojo. Un ojo que le pide constantemente alimento, ya sea de aquello que lee o aquello que ve en sus innumerables viajes en el tren de cercanías.

 

Detroit, Baltimore o Getafe, lejos de toda reflexión profunda y agotadora, no son más que los fondos sobre los que andar, dibujar o pintar. Lienzos que según el artista son para él amuletos para un posible fin del mundo, pero yo no puedo dejar de pensar que en realidad son y serán su cura o la nuestra, de aquello que convierte a estas ciudades en ejemplos-y sólo a ellas- de decadencia social, industrial y económica. Entonces podemos llegar a la conclusión de que el termino decadente es en si mismo una cuestión estética o moral.

 

Lo que me seduce de la pintura de  Maillo es su carácter curativo, cómo mediante la pintura- él mismo y nosotros- nos regeneramos físicamente para poder habitar lo que se presenta como inhabitable. Los cuadros de Maillo son telas, paredes y muros que impiden el paso al ojo.  Sus cuadros no son habitables porque sacrifica toda profundidad para que nos demos cuenta de nuestro propio espacio físico, nuestro lugar en el mundo y el suyo propio. Si hay alguna puerta en sus cuadros para que entremos, está cerrada. Si hay algún espacio que atravesar, está tapiado. Su estudio no son la cuatro paredes del lugar en el que pinta sino que se encuentra en la calle, en su ojo paseante. Y su firma y su impronta; su rabia y su corazón rasgan la pintura sin pintura, con una herramienta tan afilada como un cuchillo, haciendo de su pintura algo personal, que le sale de las mismísimas entrañas como una bola de fuego incandescente que necesita expulsar.  Nombres, letras, caracolillos son rasgados por la mano y de manera obsesiva para quitar materia a la pintura y así crear ritmos invisibles, como todo lo que es verdadero. De algún modo, me atrae pensar que el arte está hecho de aquello que está excluido del objeto: hay que robarle algo a la materia, para que ésta denote más la presencia del arte.

 

Si antes hablé de una enfermedad del ojo fue para ahora poder hablar de su órgano reflejo: la mano. Cuya función no es solamente dibujar o pintar-copiar aquello que el ojo ve, sino dejar que éste descanse y así liberarlo, al fin y al cabo, desestresarlo; de alguna manera: sanarlo. Por eso cuando Maillo me dice que esos dibujos-marcas- firmas las hace porque se lo pide el cuerpo, esta idea cobra más fuerza en mi mente. Y esto hace que su trabajo sea, no sé si genuino o auténtico pero sí honesto, ya pinte en caballete, sobre una mesa o, en esta ocasión, camine sobre sus lienzos como una actor camina sobre las tablas de un escenario.

 

Alejado de la lingüística típica del arte contemporáneo, Maillo soporta con gracia el juego del mercado del arte y lo hace suyo con un juego de manos. Como si las cosas surgieran por arte de magia, o tal vez, esa sea la magia del arte.

 

Juanjo Maillo Detroit 2013
Maillo Detroit 2013

 

 

Juanjo Maillo Detroit 2013
Maillo Detroit 2013

 

Juanjo Maillo Detroit 2013
Maillo Detroit 2013

 

 

Juanjo Maillo Detroit 2013
Maillo Detroit 2013

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>