Juan Diego Tobalina | El sonido de lo desconocido

Juan Diego Tobalina nace en la ciudad de Lima en Perú, el 24 de octubre de 1982. Su infancia transcurre entre distintas capas de sonidos de su casa y los pasillos de un hospital psiquiátrico donde sus padres trabajaban. Empieza a estudiar Bellas Artes en su país natal, pero traslada sus estudios a la Universidad de Barcelona, ciudad donde vive por doce años. Actualmente se encuentra de regreso en Lima.

La entrevista transcurre entre distintos estratos del espacio y del tiempo en el cual intercambiamos imágenes, palabras y tracks de audios que recorren el Universo desde los años 70. Esta entrevista ha sido modificada y distorsionada de su formato original no-lineal para convertirla en una lectura de comprensión más común y ordinaria. La estructura de la entrevista se compone además de imágenes y sonidos de su trabajo artístico actual, con la idea de generar filtros en la lectura que puedan alterar el sentido original de las palabras.

Bernardo Sopelana: Reverberaciones de oro y Medio fueron exhibidas en la galería Luis Adelantado de Valencia, estas piezas reúnen gran parte de tus intereses: la influencia y el magnetismo que produce el espacio exterior, la distorsión, el lenguaje, el ruido/sonido, incluso la colaboración con otros agentes creativos. ¿Me podrías hablar más de ellas?

Juan Diego Tobalina: Las piezas expuestas en Luis Adelantado tratan de lo siguiente: Reverberaciones de Oro es un disco de policarbonato transparente grabado con un sistema “lathe cut”. En ese disco se incluyen 10 temas que trabajé con la colaboración de otros artistas sonoros y músicos experimentales. Los temas son versiones de 2 canciones que se incluyeron en un disco de oro mandado al espacio en el año 1977 en la nave Voyager y que aún en nuestros días sigue dando vueltas por el universo. En este disco de oro se incluyeron imágenes y sonidos de la tierra, desde sonidos de animales hasta canciones representativas de distintas partes de nuestro planeta. Me interesó que de Sudamérica se incluyeran sólo dos, las cuales eran peruanas. La primera era una canción de boda cantada por una joven a capela y la otra era una comparsa instrumental. Envié estas dos canciones a los artistas que colaboraron conmigo para que hicieran una versión personal, ya sea usando una de ellas o mezclando las dos. Estos tracks fueron grabados en un disco transparente mediante el sistema que comenté antes, éste permite que cada disco tenga una particularidad sonora distinta, y como el sonido se reproduce en “mono”, la calidad sonora tiene ciertos errores, rasguños y distorsiones. Es una respuesta al disco original dirigido al espacio. Al Perú llegó muchos años después de que estuviera gravitando en el cosmos. Me pareció muy interesante que envíen un disco al espacio para buscar hacer contacto con otro ser inteligente y que sea reproducido con un tocadiscos de aguja, suponiendo que usarían el mismo sistema que se utilizaba en ese momento en la tierra. Es como una idea romántica y a la vez inocente al hacer este ejercicio.

Por otro lado la obra titulada Medio, es un tablero de granito negro con las palabras Yes, No y Good Bye grabadas en ella. La pieza alude al tablero del juego Ouija sin los números y las letras del alfabeto en el centro, sólo quedan las palabras como una alusión a la aceptación, la negación y la despedida. Situaciones que repetimos constantemente a lo largo de nuestras vidas.

Sí, creo que estas dos piezas sirven para comunicar mis intereses. En las dos hay un acercamiento a lo desconocido, que para mí es un lugar en donde me siento cómodo para proyectar otros intereses. No busco en ese caso respuestas, si no utilizar eso que desconozco para generar propuestas.

64_mg4357

Reverberaciones de oro (detalle), 2013

BS: ¿Para proyectar qué otro tipo de intereses?

JDT: Por ejemplo lo último que estoy trabajando y llevando en estos días para los Solo Projects de la feria de arte ARTBO en Colombia, tiene que ver con evaluaciones psicológicas manipuladas como manera de mostrar la subjetividad de estas pruebas, ligadas además a la percepción de quien los evalúa. También he trabajado con psicólogos participando en alguna prueba de dibujo proyectiva, modificando mi trazo para generar dos respuestas opuestas: una como un hombre con una vida ideal y otra como una persona con una vida muy complicada. En otros casos he utilizado dibujos de los propios pacientes para generar con ellos figuras escultóricas que nada tienen que ver con el contexto de donde fueron recogidas. También he preparado alguna instalación con patrones de camisas de fuerza que llamaron mi atención al ser usualmente hechas de tela Tocuyo, del mismo material con la que se fabrican los lienzos artísticos. Mi interés es generar una especie de meta-relato de lo que es la evaluación mental y generar distintas posibilidades, generar distintas poéticas.

tela_web

Sin título, 2015

BS: ¿Cuál ha sido el motor para abordar este tipo de temas? ¿Tiene un origen concreto?

JDT: Siempre he tenido un gran interés por lo parapsicológico y lo psicológico. De hecho, crecí muy cercano a un centro psiquiátrico que mi familia tiene (incluso he tenido mi estudio ahí una temporada) y al pasar mucho tiempo ahí, ha sido casi lógico que influya en mí la extrañeza de la mente humana. Con lo parapsicológico, me interesa la gran cantidad de suposiciones que rondan alrededor de ella, que no hay certeza de nada si no que son ejercicios que a veces se acercan más a la necesidad de la persona que indaga en ese mundo que una verdadera comunicación con el más allá. Incluso pasando tiempo con pacientes psiquiátricos a veces me ha dado la impresión de que toman la forma de fantasmas de la “realidad” por momentos, en donde dejan el plano en el que convivimos y pasan completamente a otro.

Por otro lado, con el sonido y el ruido he trabajado básicamente por la posibilidad que tiene de crear distintas capas conviviendo en un mismo estrato como la distorsión, la reverberación o el delay, los utilizo como espacios en donde puedo proponer distintas realidades cruzándose una sobre la otra constantemente, todo el tiempo.

 

BS: Compartiendo un lugar tan particular como lo es un hospital psiquiátrico, no solo a nivel personal, también has tenido tu estudio en estas instalaciones. Imagino que se crea una conexión especial entre el sitio, tus obras y tus pensamientos. Esto sin lugar a dudas, puede generar que tu trabajo tenga vínculos estrechos con el espacio de exhibición, como en tu exposición individual De ningún lugar a ninguna parte.

JDT: Cuando era chico, mi padre que no oía bien, tenía en casa más de un televisor y la radio encendida a la vez, Dentro de todo ese barullo, más allá de generarme molestia, para mí era casi un juego pasar de un espacio a otro dándole prioridad a los sonidos que encontraba más cerca. Podría estar escuchando una balada y de fondo un partido de fútbol y más allá simplemente ruido de una emisora mal sintonizada. El efecto que se creaba para mí era increíble, aunque aún no sabía bien por qué. Años más tarde definí mis gustos musicales en base esa suma de melodías y ruido y sentí que era una interesante manera de describir sensaciones y espacios. En mi trabajo he utilizado este efecto en piezas sonoras que he hecho pero también en cómo concibo mis exposiciones, sobre todo individuales. Me interesa generar esta dinámica en el espacio específico en que se va a mostrar. Intento estudiar el espacio en donde se va a exhibir y generar una dinámica o un recorrido. Si bien uno puede estar viendo/escuchando una pieza, existen las que están cerca y lejos y que también se pueden ver y oír a la vez. Me interesa pensar en la experiencia de la persona cuando tiene que visitar una muestra mía, en la unidad y en el todo.

espacio_anonimo

Sin título, 2013

BS: ¿Me podrías hablar del proceso en el que desarrollas tus trabajos? ¿Cómo se parte de lo parapsicológico, de esa abstracción de lo desconocido a objetos, instalaciones, sonidos, fotografías?

JDT: Los procesos no siempre son de la misma forma. Generalmente parte de algo que he leído, visto o escuchado y que me ha generado mucho interés. Luego ocurre que los días posteriores empiezo a encontrar vínculos extraños en el día a día con eso que ha llamado mi atención y los anoto. Intento probar distintas relaciones con esas ideas que generalmente no tienen forma, les pongo música, les busco una imagen que las sintetice. Desde ahí no puedo decirte qué pasa exactamente pero uno está ya sintonizado con ciertas ideas y empiezan ya a armarse piezas que se exigen a ellas mismas ser un sonido, una instalación, fotografías, etc.

IMG_3854_web

No todo lo que brilla (detalle), 2012

BS: Existe en tu trabajo una constante: crear ciertos filtros sobre lo que se nos presenta como real, un tema recurrente en el arte. Para ti ¿qué es lo real?

JDT: Sí, utilizo distintos tipos de filtros, ya sean por colores, por sonidos, por imágenes, etc. porque me interesa recalcar que las cosas se ven distintas a partir de la posición de la persona que las mira. Cada vez estoy más convencido de que la realidad es un conjunto de realidades conviviendo, en ese caso no hay sólo una, sino que las situaciones son proyecciones de las personas que la experimentan.

_MG_9189

Prueba de persona, casa y árbol, 2015

BS: Por último, ¿me podrías hablar de las piezas que mostraste en la sección Proyectos comisariada por Catalina Lozano y Manuela Moscoso de la pasada edición de la feria ARTBO en Colombia?

JDT: Expuse 5 piezas que he hecho específicamente para la feria pero que forman parte de un trabajo más grande en el que estoy trabajando.

Hay un díptico que trabajé con una psicóloga para que me diese pautas a cerca de cómo realizar el test de la persona, la casa y el árbol para lograr en los resultados dos tipos de personas opuestas: una con una vida ecuánime, realizada, feliz y otra con muchos problemas. El test se hace mediante el dibujo de estos tres elementos (persona, casa y árbol), y luego se analizan varios aspectos que aparecen en él.

También he preparado una pieza como tríptico que está hecha en base a otro test llamado “Test de Apercepción Temática”. Ese test consiste en cartillas con imágenes de personas en situaciones ambiguas que son mostradas al evaluado y que él/ella debe describir. Lo que hice fue tapar con formas geométricas en cada una de estas 31 imágenes las partes esenciales para poder descifrar las situaciones, manipulando la prueba y por ende los resultados. También hay una pieza escultórica que consta de porta historias clínicas de metal apropiadas de una centro de salud, que por su antigüedad se encuentran rayadas y oxidadas. En cada una he grabado con láser sobre la carátula, autorretratos hechos por pacientes psiquiátricos. El grabado es tan tenue que se confunde con los rayones que tiene el objeto.

_MG_9156

Phantasia, 2015

Otra de las piezas son unas telas que cuelgan de una barra de metal en la pared. Estas telas son patrones de camisas de fuerza. Lo que me llamó la atención, es que casualmente la tela con la que se fabrican las camisas, es la misma tela con la que se hacen los lienzos. La tela en el lienzo sirve para proyectar y en de las camisas de fuerza para reprimir.

_MG_9168

Sin título, 2015

Por último, he intervenido un visor de placas de rayos X de los años 70. He agujereado el metacrilato que servía para poner las placas dejando ver el interior y el funcionamiento del aparato. Sobre los tubos fluorescentes aparecen repetidas veces la palabra “Phantasia”, termino que se utilizaba para describir una patología en la mente humana sobre la imposibilidad de poder fantasear, asunto que ocurre además con el tratamiento psiquiátrico por químicos: perder la posibilidad de proyectarse y el tener fantasías.

Por Bernardo Sopelana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>