ALSO STARRING… Rocío Arévalo y Pablo Alonso de la Sierra

 

Detrás de Línea de Costa, una asociación cultural sin ánimo de lucro con base en Cádiz, encontramos a Rocío Arévalo y Pablo Alonso de la Sierra, integrantes del colectivo artístico ‘LosVendaval’. Su principal apuesta es la creacion de programas para la investigación y producción artísticas, encuentros y exhibiciones con el propósito de promover el desarrollo social y cultural de la ciudadanía, proporcionando una plataforma de apoyo a las actividades creativas contemporáneas.

En nuestra primera entrevista dentro del proyecto ALSO STARRING, charlamos con ambos acerca de su labor como gestores culturales, su perspectiva como artistas y su posición como consumidores de arte.

 

Natalia Domínguez: He de admitir que os conocí el verano pasado cuando un par de compañeros de la profesión formaron parte de vuestro programa de residencias, pero lleváis desde 2012 como asociación cultural e incluso existía un proyecto previo: Linea de Costa Magazine. Contadme un poco la evolución del proyecto: cómo se genera, las causas y necesidades para llevarlo a cabo y cómo se desarrolla hasta el presente.

Rocío Arévalo: Todo surge a partir de una de las residencias más largas que hemos realizado como artistas, entre 2008 y 2009 en Venecia. Ahí fue cuando empezamos a darle vueltas a lo interesante que sería poder instaurar algo parecido en la provincia de Cádiz. Lo que pasa es que, claro, perfeccionar la idea y poner todo en marcha compaginándolo con nuestros proyectos artísticos como ‘LosVendaval’ nos llevó su tiempo.

Pablo Alonso de la Sierra: Además, cuando te planteas hacerlo tienes que tener en cuenta que el arte es algo muy amplio, donde por un lado existe un componente más introspectivo pero que, por otra parte, si evidentemente quieres vivir del arte tienes que entrar en un engranaje, y esto nos hizo plantearnos qué queríamos hacer: irnos al centro, quedarnos en la periferia… todo eso era importante. En nuestro caso decidimos quedarnos en la periferia, porque pensamos que la periferia tiene que ser dinamizada y educada frente al hecho artístico.

RA: Digamos que nosotros consideramos que aquí, en cuanto a cuestiones de creación contemporánea, está casi todo por hacer, porque generalizando, la administraciones y las instituciones se implican en el arte de una manera muy superflua, y los artistas nunca vamos a conseguir que las instituciones se planteen por ejemplo cuestiones como pagar honorarios a los artistas, si no entienden que el artista es un trabajador más, y que el arte contemporáneo no debe de ser exclusivamente elitista. Pero volviendo al tema, lo que tuvimos claro fue que nuestra intención iba a ser desde el principio educacional y por eso nuestro máximo objetivo es apoyar proyectos que de alguna manera impliquen a la sociedad. Pensamos que es el único modo de que la gente se acerque al arte contemporáneo.

PAdS: De hecho, a la hora de decidir qué perfil darle a las residencias, nos dimos cuenta de que el abanico de posibilidades debía ser lo más abierto posible, porque si pensamos que casi todo está por hacer y que hay que educar, no podemos quedarnos en un solo campo, sino intentar traer proyectos con lenguajes muy diversos con la intención de que la gente pueda ver cosas muy distintas. Y todo eso manteniendo una programación siempre de calidad. Entonces, como comentaba Rocío, lo que le da cierta unidad curatorial a este proyecto es el hecho de que todos, en mayor o menor medida, son proyectos específicos para la zona, y que de alguna manera implican a la gente activamente, ya sea a través de la creación y colaboración dentro del proyecto mismo, a través de workshops con diferentes colectivos, o encuentros y coloquios, ya que cuando la gente participa se entusiasma, y cuando se genera entusiasmo, el arte se asimila.

 

 

Estudios de LINEA DE COSTA, ubicados en el ECCO, Cádiz.
Estudios de LINEA DE COSTA, ubicados en el ECCO, Cádiz.

ND: Habéis puesto muchos temas sobre la mesa, y hay ciertos puntos que me interesan. En concreto, ahora que estamos hablando de esto, la idea del público como partícipe de los proyectos, o la figura del público como parte activa de la actividad artística; ya que, no hay que olvidar, está el productor, pero luego también está aquel que consume el resultado, que es el público.

PAdS: De hecho eso es una cosa que los artistas deben tener muy claro cuando vienen. No pueden pensar que la finalidad de su residencia sea sólo el presentar un evento final. Nosotros siempre insistimos en que es mucho más importante el proceso que un producto final. Pero además, intentar atraer al público únicamente con el objeto de que conozcan el resultado el día de la inauguración es jugarte todo a una carta, y más teniendo en cuenta el contexto en el que nos encontramos.

Nosotros tenemos una media de entre 30 y 40 personas por inauguración, que no está nada mal para ciudades como Cádiz o Rota, pero durante el proceso se llega a mucha más gente. Por supuesto, dentro de nuestro aforo hay fijos y gente que fluctúa, pero también hemos logrado captar a público que no es del sector, tanto con un nivel cultural medio-alto como otro con un nivel cultural bajo con respecto al arte contemporáneo y que asiste entusiasmado a nuestras convocatorias.

ND: Entonces, ¿podría decirse que desde que existe Línea de Costa hasta ahora la ciudad está ganando interés por la cultura contemporánea; o por el contrario sigue siendo un público sectario, en el sentido de colectivo cerrado?

RA: En absoluto sectario. De hecho, hemos creado y seguimos creando público. No deja de satisfacernos que siga viniendo gente nueva. Es cierto que siempre contamos con la burbuja cultural gaditana, como la llamamos nosotros, pero también asiste un gran grupo de gente que ya es asidua y que no tienen nada que ver con el círculo más próximo al arte, y que se interesa a raíz de todas estas propuestas que realizamos con carácter educacional, como comentábamos anteriormente.

PAdS: Quizás alguien que ha participado, aunque sea sutilmente, en alguno de los proyectos de los artistas en residencia no puede asistir al evento final por alguna razón, pero si simplemente con esa pequeña implicación le provocamos un click, para nosotros ya es un paso importante.

 

Por otro lado, hemos colaborado también con algunos institutos, colegios y centros de día de mayores, y este hecho ha generado público tanto por parte de alumnos como de profesores. El desconocimiento en cuanto a creación contemporánea es tan grande en nuestro país, que se hace también extensible en muchas ocasiones al sector docente.

RA: Además, siempre se lo ponemos muy fácil a este tipo de colectivos. Somos nosotros quienes vamos directamente a los centros para que no surjan inconvenientes a la hora de venir a los estudios. Lo hacemos todo lo más fácil posible para poder llegar a la máxima cantidad de público posible. Y por supuesto son actividades siempre gratuitas, sufragadas por la propia asociación.

PAdS: Evidentemente, también somos conscientes de que nuestra labor solo aporta un granito de arena a la sociedad. Tampoco puedes pretender tener más responsabilidad de la que puedes asumir. Hay que ser perseverante, pero sin ir más allá de nuestras posibilidades reales. Tenemos que ser objetivos, porque no podemos pretender generar el mismo público, en cuanto a número, que genera por ejemplo el fútbol.

 

 'Transit', instalación, de Martin Klein (Suecia), en los estudios de LINEA DE COSTA, Cádiz.
‘Transit’, instalación, de Martin Klein (Suecia), en los estudios de LINEA DE COSTA, Cádiz.

 

ND: Hay algo que habéis dicho antes y que además leí en el artículo que os publicó Javier Díaz-Guardiola en el ABC Cultural, y es que Cádiz es la «periferia de la periferia». Deduzco que vivís allí y que habéis desarrollado al menos parte de vuestra carrera artística en la zona, y me interesa mucho saber cómo percibís que afecta esa posición de periferia. Y es que, bueno, no sé si os lo había comentado, pero yo nací también en la provincia y siempre he notado que cuesta generar un contenido artístico que no se quede en lo anecdótico.

PAdS: Totalmente. Lo que pasa es que para que no se quede en la anécdota hay que ser muy obstinado y muy cabezota, y hartarte de trabajar y trabajar. A fin de cuentas es decir: “mira, ya está, me he metido en esto”, aunque a veces incluso te cuestiones por qué llegaste a meterte. En nuestro caso, creo que el sentido del posible éxito es que tuvimos claro desde el principio que nuestro modelo iba a ser independiente al 100%. Que íbamos a hacer lo que pudiéramos con lo que teníamos. Y eso es muy importante, porque empezar una iniciativa de este tipo es como estar en el desierto, y es muy tentador implicar a las instituciones, pero ya nos hemos dado cuenta de que eso es como ver un espejismo, porque las instituciones no siempre trabajan por un convencimiento real en materia de cultura.

RA: Y lo estamos viendo en estos años de crisis. Ahí es donde se ve que era un interés totalmente anecdótico, porque es en lo primero que muchas instituciones han recortado drásticamente cuando escaseaban los fondos.

PAdS: A fin de cuentas tienes que buscar tú la manera de hacerlo. Con modestia, tal como lo hacemos nosotros, pero siendo muy currantes. Yo creo que esa es la manera. No tirar la toalla ni perder el norte. Y en nuestro caso, tener muy claro que nuestro objetivo es intentar que la «periferia de la periferia» sea periferia, pero en sentido positivo.

ND: ¿Hay gente que hace cosas? Es decir, ¿hay gente interesada en la cultura y con ganas de generar contenido cultural?

PAdS: Sí, por supuesto, pero es cierto que está todo un poco desarticulado. Cada uno hace cosas por su cuenta. En ese sentido hace falta un poco de unidad. Pero tampoco es del todo negativo, yo lo veo más bien natural. No me parece mal que las células empiecen a trabajar de modo independiente, porque considero que los proyectos tienen que tomar entidad y fuerza antes de empezar a colaborar con otros. Creo que querer empezar historias con muchas patas puede llegar a desvirtuar el objetivo. Además, al fin y al cabo es la libertad que tenemos. Si estamos trabajando desde la precariedad, reivindiquemos al menos nuestra independencia.

RA: De hecho es un poco lo que está pasando en Córdoba. Es ahora cuando se están empezando a poner de acuerdo todas las iniciativas independientes que existen, que no son pocas y todas muy interesantes, como son Scarpia, El Arsenal, Santaella Contemporánea, Dmencia o Z Jornadas de Arte. Todas estas iniciativas están creando un engranaje artístico muy fuerte. Pero claro, esto es siempre muy lento. Yo sé que ellos, en un momento, van a llegar a tener voz ante las instituciones, y que las instituciones no van a darles la espalda, pero en Cádiz todavía hace falta que mucha gente con ganas de hacer cosas se ponga en acción.

ND: De forma paralela a vuestra sede en Cádiz, existe PINEA, situado en Rota. ¿Qué diferencias existe con Línea de Costa?

RA: Nuestra asociación lleva diferentes iniciativas dentro de su programación: por un lado Línea de Costa Magazine, que es anárquica absoluta porque la pobre sale cuando sacamos tiempo para ella; por otro el programa de Cádiz, que se llama igual que la asociación; y por último PINEA, que es otro programa de residencias con base en Rota.

PAdS: En un principio Línea de Costa estaba pensado para instalarse en Rota. Pero casualmente coincidió que en Cádiz se inauguró el Espacio de Creación Contemporánea (ECCO) por las mismas fechas y pensamos probar suerte y presentar nuestro proyecto. Les interesó colaborar, y allí estamos. Pero teníamos la espinita clavada con Rota, que al fin y al cabo es donde nosotros vivimos y también conocemos bien ese contexto. En un momento dado confluyó el hecho de encontrar un espacio interesante donde ubicar la sede, con la formación de un nuevo gobierno proclive a colaboraciones. Y surgió PINEA, que tiene un convenio muy puntual con el ayuntamiento para usar su sala de exposiciones unos días cada mes, y estamos contentos porque está funcionando bastante bien.

Y una parte muy importante de PINEA-Línea de Costa también es que, cuando podemos, becamos a artistas andaluces por invitación, que vienen a realizar un proyecto específico en una residencia corta de entre 1 y 2 semanas de duración.

 

Pablo Alonso de la Sierra y la curator en residencia Leonor Comin (Francia) en los estudios de PINEA, Rota.
Pablo Alonso de la Sierra y la curator en residencia Leonor Comin (Francia) en los estudios de PINEA, Rota.

 

ND: Y vuestra relación con ECCO, ¿qué tal es? Porque a fin de cuentas es una institución pública que depende del ayuntamiento.

PAdS: Pues es una pregunta interesante. Nuestro convenio nos asegura la independencia total en todas las gestiones, y no recibimos ninguna ayuda económica. Simplemente los estudios están allí ubicados, y contribuimos a dinamizar activamente el centro. Nosotros tenemos muy buena relación con la directora y el equipo del ECCO, hablamos el mismo idioma y somos buenos ‘vecinos’.

Pero es cierto que ECCO es un espacio muy grande y con una presencia muy potente, y a pesar de nuestra buena relación, tenemos que tener mucho cuidado de que, en cuanto a imagen, el pez grande no se coma al pequeño. Tenemos que estar siempre dando explicaciones y recordando que Línea de Costa es una organización independiente del centro. Porque claro, curramos mucho y, con todo el cariño, las medallitas son nuestras.

RA: De todos modos, el artista sólo tiene que pasar 24 horas con nosotros para darse cuenta de que es Línea de Costa la que lo está acogiendo, lo está cuidando y le dirige y comisaría el proyecto.

ND: Hay algo que habéis dicho al principio y a lo que me gustaría volver, y es el hecho de que sois artistas. Considero que ese hecho determina bastante vuestro posicionamiento.

PAdS: Mucho, mucho.

RA: De hecho, incluso a la hora de la relación con los artistas creo que es una baza. Por supuesto hay muchos tipos de personas y artistas, pero nosotros siempre hemos creado proyectos bastante colaborativos, por lo que entendemos muy bien el trabajo que eso supone para un artista. Y es que no es lo mismo trabajar encerrado en tu estudio que ser un artista que quiere la participación activa del público, y nuestra experiencia nos hace saber qué es lo que necesita este tipo de artista.

PAdS: Exactamente. Nosotros hemos ido a residencias de todo tipo y hemos tenido experiencias buenas, malas y regulares. Por ello, sabemos en qué puntos debemos dar autonomía al artista y en cuáles debemos cuidarlo y respaldarlo. Todo esto sin olvidar que los proyectos siempre tienen que ir con una curaduría detrás. Es fundamental. Para ello solemos hacer una reunión semanal en la que no sólo discuten entre ellos, que es muy enriquecedor, evidentemente, sino también con nosotros, con la organización. Aquí no somos sólo su contacto, sino que además estamos constantemente intentando que cada proyecto crezca, y les ayudamos a que no olviden, por otro lado, el sentido de este tipo de residencia y su misión en ella.

ND: Tenéis un doble papel.

PAdS: Exactamente. Como le decía el otro día a un compañero: somos curadores y cuidadores (risas).

ND: Antes, cuando habéis nombrado a los compañeros de Córdoba, he recordado que con algunos de ellos compartisteis mesa en A Secas. Artistas andaluces de ahora, las jornadas que el CAAC organizó el pasado 6 y 7 de noviembre. ¿Qué tal fue la experiencia de A Secas?

RA: Pues sólo pudimos estar la tarde en la que participamos en la mesa redonda. Hubiera sido interesante estar todo el fin de semana. Pero a nivel encuentro funcionó muy bien, porque todo el mundo tenía muchas ganas de aportar ideas, de aliarse y unirse. Yo creo que hay que verle el lado positivo a todo; parece que se haya cerrado el grifo de todas las instituciones, y es terrible porque se han cargado un montón de iniciativas, pero al mismo tiempo, ante esto, la gente se ha dado cuenta de que si quieres hacer algo lo tienes que hacer tú.

PAdS: Y también reafirmamos que el modelo a desarrollar es otro. Por ejemplo, decíamos antes que en Cádiz a día de hoy serían deseables más iniciativas y un tejido consolidado, pero resulta que allí, durante los años anteriores a la crisis, existió un espejismo en el que de pronto aparecieron muchas galerías y hubo un momento de cierta euforia. Lo que acabó pasando es que quienes compraban a las galerías eran mayoritariamente las instituciones, porque no existía un verdadero coleccionismo ni una educación que generara una pasión. Es entonces cuando nos dimos cuenta de que todo era mentira, pura apariencia, porque ¿cómo puedes pretender que haya un tejido comercial si la gente en general no está preparada para asimilar el hecho artístico? Por tanto lo último es el comercio de arte, lo primero es sentar unas bases sólidas educativas que le den sentido.

RA: Y las instituciones tampoco están concienciadas en ese sentido. Es decir, está prácticamente todo por hacer. Es descorazonador en muchas ocasiones pero alguien tendrá que hacerlo.

PAdS: Y esa responsabilidad es de todos.

ND: Y, por ejemplo, ¿qué pasa con el caso de Málaga? Porque desde hace unos años está cogiendo la delantera como centro neurálgico del arte dentro del panorama andaluz.

PAdS: Málaga es otra historia. Málaga subió con el CAC; es un hecho. Y habrá defensores y detractores de Fernando Francés, que opiniones hay de todos los gustos, pero hay que reconocer que está trayendo una programación de mucha calidad. Y es verdad que Málaga ha podido empezar la casa por el tejado, pero por una razón muy sencilla: a lo mejor desde el punto de vista educativo la gente está igual de poco preparada que aquí, pero Málaga atrae un montón de dinero, cosa que aquí no pasa. Entonces claro, si cuentas con ese factor, tener una buena programación cultural es más sencillo para las instituciones. Y te comento esto de que el caso de Málaga se construyó a la inversa porque el tejido cultural empezó con el CAC, que atrajo la implantación del Museo Thyssen y ahora el Pompidou. En ese contexto, han surgido iniciativas más pequeñas, independientes, que son muy interesantes, como Casa Sostoa, el Espacio Cienfuegos o la Sala de Blas. Recordemos que Málaga, dentro de Andalucía, es una isla dorada. En la Costa del Sol hay inversión extranjera que además también colecciona arte. Ni siquiera Sevilla puede llegar a su nivel. Pero no hay que olvidar que salvo las iniciativas independientes, es un modelo elitista. Aquí este tipo de mega proyectos es inviable, porque nadie va a invertir. Lo más parecido que tenemos es NMAC Montenmedio en Vejer, una iniciativa privada que es un punto y aparte: tienen una magnífica colección, pero a nuestro entender le falta conexión y difusión con el contexto.

ND: También es que NMAC Montenmedio parece que no genera contenido. Tiene ahí esa colección, que como decís es increíble, pero es estática.

RA: Nosotros siempre hemos pensado que se podrían hacer millones de cosas para conectar con el público no especializado. Pero bueno, ellos llevan ya muchos años y suponemos que sabrán lo que están haciendo. Es cierto que al no tener comunicación con ellos es difícil hablar de este tema con conocimiento de causa.

PAdS: Pero bueno, apuestan por una colección muy consolidada y nosotros somos conscientes de que lo que tenemos allí es una joyita. A todos los artistas que nos visitan los mandamos para allá para que disfruten del entorno y la colección.

ND: Como última pregunta, me interesaría que explicáramos al lector interesado qué proceso hay que seguir para ponerse en contacto con vosotros y formar parte de vuestro programa de residencias.

PAdS: Nosotros tenemos una convocatoria siempre abierta en la web en la que solicitamos una serie de informaciones: un CV; una carta de motivación, que para nosotros es muy importante y que nos ayuda a tener pistas sobre la persona y el interés real que le lleva a venirse a un lugar tan pequeñito como Cádiz o Rota; y una propuesta de proyecto que por supuesto puede perfilarse durante el desarrollo de la residencia.

En cuanto al proceso de selección, evidentemente hay propuestas que no cumplen las expectativas del proyecto y otras que encajan con su filosofía, y es en éstas donde tienes que tomar decisiones. Intentamos que sea una programación equilibrada que también sea interesante para los artistas; que no coincidan proyectos parecidos y que todos puedan nutrirse del trabajo de sus compañeros. Y en cuanto a los artistas andaluces que hemos becado, tal como comentamos antes, está siendo exclusivamente por invitación, al menos hasta ahora, porque siempre lo hacemos con poco tiempo y condicionados por las posibilidades económicas de la asociación.

RA: Nosotros somos los que nos ponemos en contacto con los artistas invitados, que nos presentan una propuesta, y si estamos de acuerdo con ella la llevamos a cabo.

PAdS: En el caso de los residentes no becados, suelen estar entre 1 y 3 meses, ya que si vienen por ejemplo de Australia o Estados Unidos necesitan mínimo un mes para aclimatarse al nuevo contexto.

 

'Forever', instalación, Antonio Blázquez, sala de exposiciones PINEA, Rota.
‘Forever’, instalación, Antonio Blázquez, sala de exposiciones PINEA, Rota.

 

ND: Me sorprende mucho, de hecho, que tenéis muchos más residentes extranjeros que nacionales, ¿cómo contactan con vosotros?

RA: El ámbito del programa es internacional, por lo que es lógico que la cuota de españoles sea equilibrada en cuanto al resto de países. Los artistas contactan a través de nuestra página web y el boca a boca. Lo que hemos detectado es que en muchos países de origen de los residentes, sus instituciones les apoyan para que hagan programas de residencias. Prácticamente todos los artistas extranjeros que nos visitan lo hacen con una bolsa económica de su facultad, gobierno o fundaciones. Ahí es cuando te das cuenta de que en España se han acabado las ayudas. Incluso hemos tenido artistas que son profesores universitarios extranjeros que superaban los 50 años de edad y que han venido becados por su universidad o su ministerio de cultura para realizar algún tipo de investigación. Las instituciones parecen allí ser conscientes de que los artistas están generando cultura, y que si los arropas en el presente repercutirá en la riqueza futura del país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>