ALSO STARRING | Marta Moreno Muñoz

Sección de entrevistas dirigida por Natalia Domínguez

 

—-

Marta Moreno Muñoz, cofundadora y directora de The Unifiedfield, durante el desarrollo de ‘Lost Paradise’,  un proyecto que vertebrará su tesis doctoral: ‘El arte como experiencia de disolución del sujeto’.  Proyecto producido en 2013 durante su residencia en Green Papaya Art Projects, Filipinas.
Marta Moreno Muñoz, cofundadora y directora de The Unifiedfield, durante el desarrollo de ‘Lost Paradise’,
un proyecto que vertebrará su tesis doctoral: ‘El arte como experiencia de disolución del sujeto’.
Proyecto producido en 2013 durante su residencia en Green Papaya Art Projects, Filipinas.

 

 

 

 

Entre sus integrantes actuales encontramos a Marta Moreno Muñoz, cofundadora y directora de The Unifiedfield, que además organiza junto con Angely Chi un programa de residencias artísticas en Filipinas centrado, entre otras preocupaciones, en proyectos site-specific, medioambientales, efímeros y de arte relacional.

En esta edición de Also Starring nos sentamos a conversar con Marta Moreno Muñoz, otra de las tantas gestoras culturales que además lleva a cabo su propio trabajo como artista, e intenamos aclarar la naturaleza e historia de un proyecto de tal enverdadura y las posibles maneras de producir y consumir arte.

 

Tal como podemos leer en vuestra página web, The Unifiedfield / el campo unificado es un colectivo de artistas autogestionado y espacio artístico independiente centrado en los aspectos experimentales del sonido, el vídeo y el arte de performance. ¿Cuáles fueron las causas principales que os llevaron a Tara Transitory (a.k.a. One Man Nation) y a ti, ambas fundadoras y artistas, a poner en marcha un proyecto de tales características?

 

Desde el principio, la idea de organizar un espacio de encuentro artístico y experimentación va pareja con la aspiración a una vida plena, autónoma e independiente. El interés por la autogestión, la desconfianza hacia la institución arte, y una serie de decepciones personales con el ámbito de la gestión cultural nos llevaron a plantearnos la urgencia – como trabajadoras culturales y como artistas – de reivindicar la libertad en la toma de decisiones en relación a nuestra propia práctica y en el modo en que queríamos dar lugar a experiencias compartidas con otras artistas y con todas aquellas personas que nos han visitado y/o con las que hemos convivido y colaborado.
Cuando nos trasladamos a Indonesia en 2010 decidimos finalmente abrir nuestro propio espacio y programar desde ahí una serie de conciertos para el proyecto en el que The Unifiedfield estaba inmerso en ese momento: The Future Sounds of Folk, coproducido con STEIM – una institución holandesa de música experimental – y dirigido por Tara, cofundadora de The Unifiedfield y codirectora hasta 2013, año en el que dejó el colectivo para centrarse en su práctica y en el activismo queer y transgénero.

 

Considero The Unifiedfield / el campo unificado no sólo como el nombre de un proyecto, sino como una declaración de intenciones en toda regla, ¿cómo refleja vuestra filosofía de acción?

 El nombre de The Unifiedfield / el campo unificado lo tomamos inspiradas por un pasaje de Atrapa el pez dorado de David Lynch que yo estaba leyendo por aquel entonces.

En The Unifiedfield / el campo unificado observamos el mundo como una red de conexiones interdependientes y entendemos la práctica artística como un vehículo por medio del cual podemos transformar la vida y redefinir el concepto que tenemos sobre nosotras mismas y los otros; estableciendo nuevos vínculos y nuevas relaciones con la naturaleza, la sociedad y el cosmos; a fin de cuentas, experimentando con nuestras subjetividades, expandiendo la conciencia y creando nuevos escenarios existenciales.

 

Actuación de Pierre Bastien en The Unifiedfield / el campo unificado (Granada, noviembre 2012).
Actuación de Pierre Bastien en The Unifiedfield / el campo unificado (Granada, noviembre 2012).

 

Aquellos que estuvimos en la última edición de Acción!MAD el pasado 14 de noviembre pudimos ser partícipe de tu última performance Chora: Regresión, que personalmente me dejó una sensación de desahucio, entendido éste en el amplio espectro de la palabra. Me interesaría que nos hablaras brevemente de los principios que te llevaron a desarrollarla.

 Chora: Regresión forma parte de una serie de performances iniciada en 2012 con “The Unabomber’s Infinite Sadness”en IMA: Institut Für Medienarchäologie (Austria), que se inspiraban en el síndrome de Diógenes, un trastorno caracterizado por el aislamiento social voluntario, el total abandono personal, la apatía y la acumulación compulsiva de basura. Esta serie pretende ser una revisión arqueológica tanto de mi vida y obra pasadas como de la intrahistoria de los lugares donde se llevan a cabo las acciones.

No había tenido ocasión de presentar mi trabajo en vivo en España desde hacía muchos años y para la performance en el último Acción!MAD en Matadero Madrid quise abordar la cuestión de la falta de hogar o homelessness. En esta performance (en la que, entre otras acciones, consumí restos de comida recogida en los montones de basura que formaban parte de la instalación y distribuí de una manera caótica miles de monedas entre los asistentes) consideré que no podía obviar la nueva situación de emergencia social que estamos viviendo y el drama de los desahucios que nos afecta a todos directa o indirectamente, consecuencia de unas políticas de recortes neoliberales impuestas por el capital financiero transnacional.

Por eso decidí comenzar con un enunciado que dedicaba la acción “a todos los desahuciados en esta España del año 2015 y a mi madre, donde quiera que esté”.

 

Hablando contigo y viendo el planteamiento de tus propuestas artísticas, se me plantea que, en tu caso, las figuras de gestora cultural y creadora están fuertemente ligadas en tus actividades profesionales y vitales; ¿cómo crees que afecta esa doble postura a la hora de dirigir un programa de residencias?

 Por esa doble condición, cuando ejerzo mi actividad como trabajadora de la cultura tiendo a empatizar con la precariedad o inestabilidad a la que suelen enfrentarse los artistas. En nuestro programa asistimos a los residentes en todo el proceso desde la preproducción hasta la exposición final y somos conscientes de la vulnerabilidad y fragilidad presentes en cualquier acto de creación.

En nuestra residencia nómada en Filipinas, y gracias a la codirectora del programa Angely Chi, tratamos de mediar con sensibilidad y conciencia en la inmersión cultural en las comunidades locales en las que se llevan a cabo los proyectos seleccionados, asistidas en ocasiones por profesoras, antropólogas, trabajadoras sociales, activistas, y otras agentes culturales. No ofrecemos tanto un espacio de creación como una convivencia real y, en la mayoría de los casos, han surgido fuertes lazos de amistad.

 

Angely Chi, codirectora junto con Marta Moreno Muñoz  del programa nómada de artistas en residencia de The Unifiedfield en Filipinas.
Angely Chi, codirectora junto con Marta Moreno Muñoz
del programa nómada de artistas en residencia de The Unifiedfield en Filipinas.

 

 

Algo que considero necesario recalcar acerca de The Unifiedfield es lo cambiante de vuestras sedes físicas, que han pasado por Yogyakarta (Indonesia), Granada y, actualmente, Filipinas. Tanto vuestras localizaciones como el programa de residencias actual hace hincapié en la condición de nomadismo, ¿cuál es el germen de este interés?

 

En mi caso particular, he vivido más de una década fuera de España (Reino Unido, Turquía, India, Países Bajos, Indonesia, Singapur y Filipinas) por motivos personales y quizás por cierto exilio autoimpuesto. Durante años, mi proyecto privado consistió en desarrollar una existencia nómada y convertirme en un sujeto errático: disolviéndome en el devenir de la propia vida, explorando las múltiples posibilidades existenciales, saliendo de los límites impuestos por la propia personalidad, confrontada constantemente a nuevos contextos hasta entonces extraños. Ese periodo de pausa premeditada en mi trayectoria artística fue un sano ejercicio de reflexión tras unos años de hiperactividad creativa. Tanto el exilio voluntario como el cese temporal de mi propia práctica artística pueden entenderse como un ejercicio de retirada con relación a la huelga del arte de los años 2000-2001.

Por otro lado, Tara es originaria de Singapur y por ella también pasamos extensos periodos en Asia, donde tenemos fuertes lazos de amistad con la escena artística independiente y underground.

En agosto de 2010 trasladamos el espacio de arte experimental The Unifiedfield de Yogyakarta en Indonesia a una cueva que adquirimos en Granada con la idea de asentarnos y cultivar en el terreno nuestra propia huerta para ser autosuficientes. Esperábamos empezar con la programación en 2011 (inaugurando con Pierre Bastien) pero el Ayuntamiento de Granada boicoteó nuestros planes. En su momento decidimos buscar espacios alternativos y desde entonces estamos inmersos en una batalla legal que, por diversas circunstancias, abandonamos temporalmente hasta ahora. Desde entonces, The Unifiedfield ha continuado nómada y a día de hoy planea trabajar en la consolidación de la residencia itinerante en Filipinas; la reivindicación de la cueva de Granada para su rehabilitación y la elaboración de un huerto colectivo, el establecimiento de una base satélite en la España rural (posiblemente en una ecoaldea o pueblo semiabandonado) y la creación de nuevas alianzas y colaboraciones con personas y colectivos afines.

 

Vista de la cueva que The Unifiedfield adquirió en Granada en 2010 para establecer su base.
Vista de la cueva que The Unifiedfield adquirió en Granada en 2010 para establecer su base.

 

Veo que la actividad actual de The Unifieldfield es bastante ajetreada y que el programa de residencias es una de vuestras bases más consolidadadas. Pero cuéntame, ¿cuáles eran las actividades de The Unifiedfield previo al programa de residencias?

Desde su fundación en 2009, y antes de iniciar los dos programas de artistas en residencia (en nuestro anterior espacio en el Albayzín de Granada y el programa nómada que está actualmente en marcha en Filipinas), los principales intereses de The Unifiedfield / el campo unificado han sido la producción y difusión de nuevas formas artísticas interdisciplinares y no comerciales, así como el establecimiento de intercambios artísticos entre Asia y Europa.

En este tiempo The Unifiedfield ha organizado mensualmente multitud de eventos, entre los que se podría destacar las proyecciones de vídeoarte y conciertos de música experimental llevados a cabo en los espacios de Yogyakarta en Indonesia y Granada, realizado obras site-specific e intervenciones clandestinas, impartido talleres de performance y arte sonoro, comisariado muestras en instituciones como el Nikolaj Kunsthallen de Copenhague, el Museo de Arte Contemporáneo de Taipei, The Substation en Singapur y el Singapore Art Museum; y producido, en colaboración con STEIM (Ámsterdam), The Future Sounds of Folk, un proyecto que investiga las diversas tradiciones musicales de Indonesia como punto de partida para el desarrollo de nuevas amalgamas de música experimental.

 

Tara Transitory (izquierda) junto al cineasta Harry Chew. Festival organizado por The Unifiedfield con los artistas participantes en el programa AIR de Granada en el teatro The Substation. Singapur, 2015.
Tara Transitory (izquierda) junto al cineasta Harry Chew. Festival organizado por The Unifiedfield con los artistas participantes en el programa AIR de Granada en el teatro The Substation. Singapur, 2015.

 

Hemos podido leer recientemente que en las próximas convocatorias de vuestra residencia trabajaréis conjuntamente con Balud Art Network, una red de espacios, grupos y agencias artísticas en Filipinas, ¿en qué consiste esta colaboración?

 Iniciada en 2013 por mi colaboradora Angely Chi, Balud Art Network busca establecer vínculos entre artistas locales e internacionales, instituciones, curadores de arte y distintas comunidades. Su función consiste en ubicar los diferentes agentes culturales y artísticos de Filipinas: colectivos de artistas, grupos curatoriales, espacios, colonias de artistas en el medio rural, así como organismos de financiación a través de una página web de código abierto aún en construcción. También proporciona pequeñas subvenciones y programas de aprendizaje para los artistas filipinos emergentes. Los artistas internacionales invitados por The Unifiedfield pueden desarrollar sus proyectos en las Filipinas gracias a la red Balud Art Network y a la extensa labor de mapeo del territorio llevada a cabo por Angely Chi.

Air Balud es un programa que pertenece a SwitoTwins, una empresa con visión social registrada en Filipinas, que además nos proporciona la cobertura legal para operar con nuestra residencia artística.

 

Hablando de esta serie de colaboraciones que ejercéis con diferentes asociaciones, me surge el interés por saber cómo es el panorama artístico en Filipinas, si existen más iniciativas como las vuestras y sobre todo si percibes, por otra parte, un apoyo activo por parte institucional.

Dadas las características geográficas del archipiélago, el arte producido en sus más de 7.000 islas y regiones es muy diverso.Tanto las raíces precoloniales como el pasado colonial del archipiélago influyen en sus prácticas artísticas contemporáneas.
A pesar de ser un país con un territorio tan disperso, Filipinas es un estado muy centralizado y la escena artística se concentra principalmente en Manila. The Unifiedfield se sitúa en los márgenes, también territorialmente, y aunque tenemos como base de operaciones la ciudad de Davao. Desde el inicio, cuando fundamos este programa en 2013, hemos venido desarrollando nuestras actividades principalmente en regiones remotas de Mindanao.
Acerca de lo que comentas con respecto a iniciativas similares a las nuestras, no tengo conocimiento de ningún otro programa de residencia artística nómada en Filipinas como el que proponemos nosotras, pero sí que hay colectivos muy activos y espacios autogestionados con los que hemos colaborado, como 98B COLLABoratory y Green Papaya Art Projects en Manila o RM74 en Davao.

En cuanto al apoyo institucional, más allá del recibido por algún proyecto en concreto que ha sido becado por el NCCA National Commision for Culture and The Arts de Filipinas, como fue el “Future Communities” (un proyecto que imagina colectivamente futuros modelos sostenibles de vida en comunidad, a través de una serie de talleres en una región de Mindanao afectada seriamente por el tifón Pablo en 2012), el apoyo institucional no nos viene dado directamente, sino por parte de las agencias de financiación nacionales que becan a los artistas seleccionados para cubrir los costes de producción de la residencia.

 

A propósito de esto último que comentas, en el caso de que algún lector estuviera interesado en formar parte de vuestro programa, ¿cuál es el proceso que debería seguir?

Desde 2013 hemos lanzado varias convocatorias dirigidas a artistas, cineastas, músicos, escritores y curadores sin restricción alguna de origen o modos de acción, pero dando prioridad a los artistas experimentales e interdisciplinares centrados en proyectos site-specific, medioambientales, efímeros y/o móviles; a aquellos que trabajan en arte relacional, y a proyectos que beneficien a las comunidades locales con las que colaboramos.

The Unifiedfield selecciona las propuestas más interesantes en términos artísticos y sociales entre el número total de solicitudes. Se trata de una residencia enfocada a la producción y nuestra organización asiste a los participantes en el desarrollo de un nuevo proyecto o la continuación de uno ya existente en varias regiones de Filipinas.

The Unifiedfield es una organización independiente sin ánimo de lucro y no contamos con financiación externa. Para cubrir los gastos de la residencia, cobramos una tarifa, que dependerá de las características y localizaciones del proyecto seleccionado. Con nuestra carta de invitación los artistas recaudan los fondos para cubrir los costes de la residencia, así como los costes de producción, viajes, honorarios, contribución a las comunidades, etc. Nuestro objetivo este año es poder becar a un artista local por cada artista internacional que participe en nuestro programa. Hasta ahora, los artistas en residencia han sido apoyados por sus agencias nacionales, entre las que cabría citar a Singapore National Arts Council, Singapore International Foundation, Agency for Cultural Affairs of Japan, Danish Arts Foundation, Stroom Den Haag, Mondriaan Fund y Japan Arts Foundation.

 

Programa nómada de artistas en residencia de The Unifiedfield en Filipinas.
Programa nómada de artistas en residencia de The Unifiedfield en Filipinas

 

 

Para + información:

The Unifiedfield: www.theunifiedfield.org

Marta Moreno Muñoz: www.theunifiedfield.net

Tara Transitory (aka One Man Nation): www.onemannation.com

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>