Sol Calero y la Escuela del Sur

Sol Calero: La Escuela Del Sur en Studio Voltaire, Londres, hasta el 6 de Diciembre. Proyecto comisariado por Jessica Vaughan, Programme Manager de Studio Voltaire.

Sol Calero es una de las artistas más comentadas de este año 2015, considerada una de las revelaciones de esta última edición de Frieze y participante en todas las listas de referencia que nos dan a conocer a los 50 artistas del momento. La verdad es que sí merece la pena hablar de Sol Calero. Hasta el 6 de Diciembre se puede visitar, en la galería Estudio Voltaire de Londres, su último y más ambicioso trabajo hasta el momento: La Escuela del Sur. Éste ha sido un proyecto surgido de la residencia de 6 semanas a la que fue invitada en dicha galería.

 

Sol-Calero-La-Escuela-del-Sur-2015.-A-Studio-Voltaire-commission.-Installation-view-Studio-Voltaire-London.-Courtesy-of-the-artist-and-Laura-Bartlett-Gallery-London.-Credit-Andy-Keate_a

 

Entramos en la sala y tenemos la sensación de encontrarnos en un escenario de teatro. El vacío de público de la galería acentúa esta sensación. Estamos dentro de una instalación que transforma por completo el espacio de la sala, convirtiéndola en una plaza o el patio interior de un complejo de casas. Allí se encuentra un aula de escuela y un grupo de caballetes listos para una clase. Las paredes están cubiertas de trampantojos que simulan casas con colores chillones, pero realizados de manera plana, como si quisieran confesar el engaño en vez de convencer a nuestros ojos. Calero se ha basado en la comunidad del Archipiélago de Los Roques, un parque nacional de Venezuela situado en el mar del Caribe. Este lugar es un paraíso turístico lleno de arrecifes de coral, playas prístinas… y unas casas que hemos visto mil veces en la portada de catálogos de viajes. Por supuesto, Los Roques aun vive bajo los legados del colonialismo europeo siendo, estas mismas casas, una combinación de influencias europeas, indígenas y afro-caribeñas. Si bien antes, los dictámenes de la cultura invasora regían este territorio, ahora se encuentra sometido como paraíso de retiro y lugar turístico. Calero nos lleva a un teatro de Los Roques, representación de la mirada colonial, y que invadimos con nuestra presencia aquí, en Londres, tal y como hacen los turistas en el lugar original. Se trata de una representación basada en esa imagen ficticia de paraíso pero además, doblando el significado al enclaustrarla dentro de la arquitectura victoriana que tiene la sala.

Su proyecto continua. Decíamos que dentro de la instalación hay lo que parece un aula de colegio, y es que el proyecto de Calero consiste también en usar el espacio como una escuela en la que se imparten clases sobre Latinoamérica.  La Escuela del Sur toma su nombre de un texto de 1935 escrito por Joaquín Torres García, artista y teórico uruguayo. En este texto, Torres García proponía un movimiento artístico latinoamericano que invirtiera la jerarquía tradicional colocando, esta vez, a América Latina antes que Europa. Eso es lo que ocurre en el espacio de Calero. En el aula se dan clases y charlas sobre arte y sobre Latinoamérica. También ha invitado a colegios locales a que trabajen en el espacio creando pinturas y dibujos inspirados en él.

En la obra de Calero encontramos siempre reflexiones sobre la ilusión que se ha arrojado sobre la identidad latinoamericana en Europa. Sus instalaciones nos enfrentan a ese engaño que reside en nuestra mirada. Aparecen siempre frutas, colores, plantas tropicales e incluso formas que nos llevan a la imagen tipo en la que aglutinamos lo latino. Nacida en Venezuela pero emigrada muy joven a Europa, ella misma ha crecido bajo esa mirada basada en tópicos que homogeneiza un subcontinente entero. Crea espacios decorativos en vez de espacios decorados. En ellos las pinturas, esculturas, frutas… son elementos que se añaden a la escena, conformando lugares que nunca ocultan el engaño. De hecho, sus instalaciones dan la sensación de existir para poner en evidencia su propia falsedad y, al mismo tiempo, la ficción sobre la que están construidas: esa mirada colonial del turismo que se suspende en el inconsciente colectivo occidental.

Su lenguaje es, además, muy contemporáneo. En su uso de la imagen, del color, de las formas etc. revela sin tapujos que ha crecido en Europa, que ha crecido en los 80 viendo diseño gráfico, una historia del arte concreta, el catálogo de Ikea… Nos deja ver que sus espacios ya estaban cosificados antes de ser creados debido a su propia mirada. Así que también nos revela su propia dualidad, ese verse a sí misma (como venezolana) a través de su mirar colonial aprendido en Europa. Hay, sin duda, un cuestionamiento de sí como sujeto, siendo ella misma quien ha dicho en alguna entrevista que su trabajo gira en torno a su responsabilidad como artista a la hora de enfrentar un discurso. Es decir, como trabajar desde su identidad latinoamericana, educada en Europa, al hablar de un continente que aun sufre. Ella lo resuelve creando espacios críticos y a la vez útiles, que sirven para cuestionarnos la idea que tenemos formada del sur.

 

más info:

http://solcalero.com

http://www.studiovoltaire.org/programmes/sol-calero-2/

 

12295341_10153622802724017_6111961428207099224_n

 

calero2

CRb3JeiWEAABjmd

large-1

voltaire-960x540

island_2020090c

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>