Del remix al trolleo; Mashup y YouTube Poop

dolphinskinjam

Para activar la reflexión de este mismo texto es necesario hacer un balance de la transformación que ha sufrido el formato audiovisual online para así poder trazar también cuales son sus características fundamentales, su relación en cuanto a calidad, si ésta mantiene un rasgo distintivo dependiendo del avance tecnológico y sus variantes a través de su corta vida. Para ello es importante no perder de vista factores sociológicos y de la propia historia del audiovisual de bajo presupuesto incluso casero.

Como motivo de estudio me he centrado en un epifenómeno que se caracteriza por haber sido alumbrado en plena era digital y difundido en plataformas como YouTube; el mashup.

Abordado desde la práctica audiovisual, el intento de hacer un análisis técnico o una crítica al uso es una tarea que se queda corta y que seguramente debido a sus características es un ejercicio inútil para este tipo de piezas.

Aún con todo se pueden rescatar varios factores que le son comunes y que lo ponen en directa comparación con otras prácticas derivadas de la “democratización de la herramienta” que aparece hace más o menos hace una década junto con otras grandes explosiones creativas sobretodo en música y debido en gran parte a las nuevas maneras de reproducción y difusión; Myspace, Bandcamp o Soundcloud.

Esta nueva era del “usuario” -entiéndase como la palabra que designan los informáticos para referirse a quien utiliza las plataformas normalmente como un amateur- alcanza su nivel máximo con la explosión del Vlog y su propio cuño de estrellas para nuevas generaciones, los youtubers.

Sin embargo, la característica principal del formato audiovisual que puebla internet, tomando YouTube como epicentro aunque no es la única, sí ha canalizado una manera propia de producción que otras plataformas como puede ser Vimeo no tienen.

Vimeo ha sido tomada como una vía más profesional de subir contenidos en la que podemos encontrar mayor variedad de productos de factura más cuidada. Se trata por tanto de una plataforma que digamos resta inmediatez al resultado, sus usuarios suelen tener un perfil más enfocado a la práctica “seria” y artística y el resultado en pantalla es de mejor calidad (en referencia a que su visualizador permite cargar y reproducir con más resolución) Esas cualidades hicieron que ambos sitios se separasen en el tiempo para ofrecer contenidos diferentes y con un sesgo de población usuaria y consumidora también distintas. Vimeo prevalece como opción profesional, encontrando incluso cortometrajes o largos que han querido ser difundidos libremente o video books de profesionales del medio.

YouTube es harina de otro costal, un mundo sumergido que contiene tantas piezas como personas registradas donde la no profesionalización y sin duda la inmediatez son parte de su éxito. Otro de los logros que su comprador Google ha sabido explotar a la perfección es la posibilidad de búsqueda por palabras y las recomendaciones y vídeos enlazados, haciendo de este sitio el análogo perfecto de la deseada televisión a la carta y sin duda transformado la manera de abordar un contenido audiovisual en sus tiempos. El tiempo de impacto y recepción se ha comprimido, haciendo que la percepción y paciencia se acelere. Esto en parte es debido a la posibilidad de mover el reproductor al antojo, saltándose parte del vídeo hasta alcanzar un momento deseado y que la experiencia de atención por parte del usuario medio (por lo general personas que han crecido con internet en casa y los grandes buscadores, jóvenes que han sido llamados millenials o nativos digitales) se ha visto reducida considerablemente según se ha avanzaba en el contacto con la web.

Las personas que casi no recuerdan el módem y su chisporroteante sonido al iniciarse no pueden entender la experiencia tal y como lo hacen quienes esperaban una hora para cargar un vídeo de 56k o en el mundo offline (Término acuñado por los nativos digitales como IRL In Real Life, juego de palabras con URL -su entorno a todas luces-) la espera de que se estrene una película en la televisión con pausas publicitarias o su alquiler, siempre hablando del ámbito doméstico.

Esta diferencia es fundamental y marca una propia construcción cultural que afecta a la velocidad y a los picos de intensidad del ritmo en el audiovisual youtubero, haciendo que la mayoría de las facturas bordeen el límite del espasmo en cuanto a la sobrexposición de estímulos que se desean encontrar.

Sin duda la televisión también compone un papel principal en esta manera de entender la “programación a la carta” que nos vende youtube; el Zapping es la práctica y asimilación más domestica que encontramos a la hora de acceder al formato audiovisual, que además condensa estos aspectos antes tratados; por un lado deformado los tiempos de atención y espera -no me gusta, lo cambio- y por otro interfiriendo en la propia estructura – vamos cachitos de lo más variopintos, amalgamas de pequeñas realidades exentas que con un gesto entremezclamos.

De esta manera ampliada en el caso del click online, donde se nos muestra además una oferta para cambiar de vídeo similar a las búsquedas anteriores recomendado por el propio servidor, hace que la manera de entender cosas tan básicas como puede ser la narración, hayan sido demolidas por completo. Efervescencia, impacto visual y sonoro, búsqueda del gag y autoconclusividad son elementos que se repiten en los vídeos más visitados (exceptuando los patrocinados)

Unos ejemplos interesantes preinternet de lo que YouTube debe bastante (no olvidarse que el contenido es de usuario) son los zappings televisivos que funcionaban como un “Lo mejor de…” que vivieron su esplendor en el cambio de siglo, o los programas de videos caseros o de impacto. Estos formatos corresponden a la formulación de los medios tradicionales para el entretenimiento – normalmente se buscaba una respuesta cómica, veremos como el humor es otro de los grandes pilares- y que han influenciado en el funcionamiento del servidor como herramienta- es decir sus contenidos y sus maneras de ser usado- teniendo tanta influencia en la percepción de la manera de ver que ha llegado a darse la vuelta para modificar la experiencia de la propia televisión que simulan o ficcionan la manera YouTube de las cosas.

Como ejemplo patrio tenemos en TV3 el programa APM?, que además de funcionar como un zapping aúna contenidos con Tv y Web pero ha heredado la manera youtube de incesante estímulo intercalando frases y coletillas constantemente entre secciones y vídeos, siendo tan poderoso el efecto que han creado un lenguaje propio donde estas frases y personajes son reconocibles y han calado en la IRL. Yendo un paso más allá, un propio personaje del programa llamado Homo APM? cuenta con un gag en el que se mezcla en sitios públicos para abordad a personas diciendo sistemáticamente las frases-coletillas del programa causando un efecto cómico para el conocedor.

Por lo tanto, dentro de los mundos soterrados -o paralelos- del usuario de internet, podemos decir que a pesar del espíritu amateur encontramos a grandes expertos de su propio lenguaje, bromas y cultura.

EL MASHUP Y SUS FORMAS

Bajo estas premisas entender qué es un mashup no es tan complicado, incluso podemos trazar sus orígenes en lo cotidiano o si bien queremos en el arte. Un mashup – amasado- es un collage audiovisual. Al contraponer dos elementos generalmente de la cultura popular se modifican sus significados, pero el trabajo detrás de amasar en la actualidad a veces no tiene que ver ni con un ansia de connotación ni si quiera de mensaje o de crítica al propio medio aunque es difícil no caer en la lectura (sobrelectura quizás) una vez nos centramos en ellos.

Para ello me ha parecido lo más correcto desglosar ciertos tipos de subdivisiones que podemos encontrar que van desde la producción explícitamente artística vinculada al video arte y a la cinta VHS como formato y otras que tienen lecturas inequívocas que enlazan con la parodia, para meternos en el último género propio llamado “Youtube Poop” o el mashup musical.

Empezamos por un ejercicio de alteración básica conseguida a través del montaje para remodelar trailers de clásicos del cine. El montaje y ciertos elementos perceptivos alterados, tales como la música reescriben totalmente el significado de las imágenes. Por ejemplo, “Mary Poppins” convertida en película de terror, “El Resplandor” en una enternecedora historia y “Terciopelo Azul” en una comedia del estilo “Los padres de ella”

Es resultado son claramente parodias -spoof- que suelen tener un resultado cómico y que además enmarcan al receptor como alguien conocedor del cine, al menos la referencia básica de que tipo de género se trata el original y a cual ha mutado. Podríamos decir que el mashup aquí se consigue en unas directrices de la teoría del cine que dan pie a una reseña a la manera clásica de sus elementos;

“El resplandor como historia familiar” [vídeo 1]

El trailer contiene una voz en off omnisciente que nos interpela para que conozcamos a Jack Torrance, el padre de familia. Se le describe como un escritor que quiere terminar su última novela y que está en búsqueda de inspiración. Se le presenta bien vestido y en secuencias donde le vemos escribiendo y sonriendo o jugando a la pelota y para enfatizar su falta de inspiración una hoja en la máquina de escribir con la misma frase “All Work and no play makes Jack a dull boy” que se trata de un proverbio ingles que significa sin tiempo de ocio una persona se vuelve aburrida. La voz en off prosigue con Dani, el hijo pequeño de unos 6 años de edad, al que vemos jugando poniendo vocecitas mientras merienda con su madre, pintando las paredes  o mientras le hacen una imitación de Bugs Bunny “un niño en busca de su padre” indica la voz en off y sigue “Jack no puede terminar su novela” donde le vemos en escenas de enojo incluso bebido y tirando enseres de cocina al suelo. Mientras Dani recorre sólo en su triciclo los pasillos del hotel. La voz hace un quiebro cuando enuncia “A veces cuando estamos necesitados de algo lo encontramos a la vuelta de la esquina” y pasamos de la música extradiegética amable de corte entrañable a una que denota soledad, emoción, más sosegada. Dani se apea del triciclo y abre una de las habitaciones asomándose por la puerta para encontrar a su padre meditabundo sentado en la cama. Transición en la que comienza otra música – Peter Gabriel Solsbury Hill, alegre, optimista, llena de luz– y se suceden imágenes de un viaje por carretera, la familia en el hotel, Jack confesándole lloroso a su esposa que “haría lo que fuera”, la familia sonriente en le coche, Jack disfrutando de una comida en la cama “me encanta” le dice a su mujer, todos son felices, bailan se besan, Jack aparece escribiendo y la voz en off culmina “Shinning” con una modulación de voz que destaca lo entrañable.

Acabamos de ver un trailer de una película familiar que parece atravesar una crisis pero que finalmente entre todos y gracias al cariño todo parece ir bien. Cualquier espectador que conozca la película de Kubrick sabe que esta ante una de las más retorcidos filmes de terror donde precisamente Jack inflige a su familia victima de la demencia un terrible sufrimiento y el niño Dani parece tener conocimiento de un poder sobrenatural que es el que le obliga.

Lo primero reconocer la maestría con la que está tratada la parodia, que le da la vuelta muy inteligentemente a los elementos que en la original son cúlmenes en la trama de terror como el amigo dedo de Dani o cuando pinta Murder en un estado de posesión. Las caras de psicopatía de Jack son traducidas como amables sonrisas y todo es en parte a la música que sobrepone otro sentimiento general.

Este ejemplo me parece perfecto para poder relatar elementos que siguen un orden lógico en la narración y que connotan diferentes sentimientos, si bien funcionan acorde al lenguaje cinematográfico, en este caso el propio mundo del trailer que es a su vez un cine reducido, pero que sólo los conocedores de las dos realidades saben descifrar el mensaje oculto donde reside la broma. Si nunca hubiéramos visto la película podríamos creer que fuese la que se nos muestra.

¿Qué pasa con el resto de collages o experimentos de montaje que podemos identificar como mashups? Que no siguen el orden lógico y parecen tener una entelequia aleatoria de cada elementos presentados, haciendo que el análisis formal pierda todo interés o capacidad de dilucidar algo concreto.

Para ponerlo más fácil nos acercaremos a él por la parte musical, no en vano el mashup se ha ganado un título propio como género. No se trata de un remix o de un sample aunque como formalización tiene la misma raíz, insertar un elemento característico y reconocible dentro de otro. El mashup musical y lo que aquí nos interesa, el vídeo de ese mashup musical, conjuga los dos elementos integrados a la vez. Bien tengamos la voz de sujeto 1 por un lado y la base de sujeto 2 por otro o incluso todo junto. Nacido como una manera de detourmanet en la que se hibridan canciones descaradamente comerciales para resaltar la baja calidad o al menos poca variedad del producto mainstream tiene su mayor representación en usuarios del YouTube que además de evidenciar como dos canciones son iguales, sus vídeos suelen compartir imaginería. Claro ejemplo es el mashup anual de todos los éxitos llevados acabo por Dj earworm, que intenta hacer que los diferentes cantantes pop se contesten o completen en sus respectivas canciones y que además intenta construir un hilo narrativo a través de las imágenes de videoclip.

Si tomamos como ejemplo el megamix que preparó para 2012 al que llama “United State of Pop Shine brigther) [vídeo 2] toma como elemento común en letras y visuales el fuego o lo brillante, parece que los artistas se lo ponen fácil; Katy Perry, Rhiana, Kesha cantan “Shine Brigther” y un grupo llamado Fun dice “we set the world on fire” y con sus consecuentes imágenes de cosas que brillan o arden o explotan. Hay 25 éxitos del año en 4 minutos. Otra de las constantes del vídeo es el sempiterno plano de fiesta con baile multitudinario donde parece que todos los cantantes se funden y una secuencia de transición al estribillo donde varios abren puertas.  En nivel de conocimiento del espectador aquí ya pasa a experto para saber diferenciar cada canción de las que se componen, porque el ejercicio de montaje y de querer dotar a ese montaje de un sentido incluso completo, es decir, siempre en el marco del videoclip que como sabemos no tiene porque tener estructura clásica de presentación-nudo-desenlace, lo que nos presenta Dj earworm lo intenta al montar la letra de las canciones para formar con ellas una canción nueva completamente diferente. Si tomásemos esos elementos como footage, el resultado es más que aparente, consigue dotar de otro significado o al menos unificar a elementos altamente connotados.

Como todo, el mashup audiovisual tiene antecedentes muy claros. Podemos trazar una prehistoria de ello en las VHS mixtapes, una subcultura nacida en los 80’s con la que comparte claros referentes estéticos. Estas cintas también surgidas del entorno amateur y con una distribución muy reducida o incluso de carácter pirata, funcionaban como recopilatorio de material poco convencional, sacado de otros VHS o de la televisión de masas; encontramos en ellas fragmentos de series de Tv, teletienda, cine gore, serie b ó z , cultura mainstream y cultura underground.

Se trata a todas luces de apropiacionismo de materiales encontrados, yuxtapuestos y reoganizados donde impera lo weirdo, el humor e incluso la escatología como contenidos principales tamizados en un formato poco cuidado, de baja tecnología, copiado y recopiado con los fallos propios del formato muy usado como las rayaduras. Carente de narración o incluso con una palpable incongruencia, basada básicamente en un carácter experimental y lúdico donde se hibridan estilos diferentes el relato no existe, no hay un inicio ni un final sino una sucesión de imágenes que actúan entre sí anulándose, reiterándose o realzándose. La repetición es una constante, provocando un efecto cómico por acumulación, en otras “secuencias” la risa es buscada en forma de mofa al componerse de elementos que chocan entre sí. Se podría decir que a veces encontramos un metarelato satírico para con el propio medio en su manera más frenética de presentarse -los cortes duran apenas segundos- y que la superposición de niveles de lectura se hace tanto a nivel música-imagen como imagen-imagen. Una de las premisas de estas VHS es que la autoría del artefacto no transciende. [vídeo 3 y 4]

Prácticas similares fueron comunes en los activistas de la época, con un fin artístico. La muerte del autor es una de las preocupaciones del postmodernismo pero también en según que círculos el colectivo y el anonimato. En este marco encontramos a Negativland que además están vinculados al colectivo artístico musical The Residents, único grupo cuyos componentes se desconocen y que trabajan bajo la forma de “teoría de oscuridad” que defiende precisamente el anonimato y del que otros colectivos afines toman ejemplo como son Anonymous. Negativland que apareen en el panorama como músicos del spund-collage, acaban utilizando las VHS como herramienta creando piezas de video arte a partir de footage y grabaciones propias, es decir mashups, yendo más allá e integrándolos en la cultura predominante con acciones artísticas. A esas prácticas se las ha denominado “Pranks” (burlas a los medios) pero el término que ellos acuñan es el culture jamming la cual El hilo común o conductor es principalmente ironizar sobre la naturaleza homogénea de la cultura popularo mayoritaria o transmitida por los medios de comunicación. También en algún caso se le ha asociado con el concepto de guerrilla de la comunicación, ya que se opone al gobierno y/o a otros poderes, así como al orden establecido. Sus objetivos a cumplir están especificados así:

·Pasarlo bien fomentando en los demás a hacer lo mismo a expensas de las corrientes sociales que prevalecen.

·Revivir el sentimiento de asombro y fascinación sobre el medio que nos rodea, inspirado frecuentemente en la ambigüedad intencional de una técnica, que estimule la interpretación personal y el pensamiento independiente.

·Demostrar contrastes entre imágenes, prácticas o actitudes, y las realidades o percepciones negativas de los objetos; normalmente el objetivo es oponerse y ridiculizar la estructura monolítica de poder del gobierno, las corporaciones y/o las religiones.

  • ·Provocar interés en el combate cívico y evitar la exclusión social.

De este entorno aparecen algunas piezas que interfieren en la vida de consumo y los propios medios como el “Frente de Liberación de Barbie” [Vídeo 5] donde podemos hablar de un mashup físico, al haber sido intercambiado las cajas de voz de diferentes juguetes. De esta manera Barbie hablaría como GJoe y viceversa intercambiado los roles de género. Pero no queda ahí, los juguetes son devueltos a las tiendas y después documentado su impacto en los medios para luego mandar el comunicado donde vemos a Barbie hablando y operando a sus colegas.

En otras piezas el uso de dibujos animados de Disney o pastiches de otras imágenes desde iconografía hindú a gatos vestidos con trajes o marionetas calcetines, todo vale para en este caso hablar del Copyright y hacer una crítica subversiva desde el propio lenguaje que se critica. [vídeo 6]

En la misma onda encontramos al colectivo Paper Rad, en este caso a caballo del DVD autoeditado al propio Youtube. En este caso el imaginario ha sido trasladado a los albores de internet con su ideosincrasia propia: Gifs animados, decoraciones de los primeros dominios web como eran angelfire o Geocities y el uso y abuso del error digital. Se entremezclan en las piezas footage de cultura popular sobre todo del universo infantil como dibujos animados de los 80’s y 90’s o programas como Disney o Nickelodeon junto con personajes de creación propia (en colores RGB muy saturados, casi flúor) con mucho colorido[vídeo 7]. Otra referencia además del glitch o el error data mosh, que es el efecto de error en los píxeles de la era digital, es el aparente mal trabajo hecho con el photoshop al utilizar las herramientas de recorte o las tipografías consideradas malas; la comic sans o la mystral. Detalles de que denotan una vez más la especialización de la broma, no es identificable para todo el mundo. Podemos entenderlo como un salto en el tiempo de las VHS mixtapes, pero aquí también se incorpora la dimensión del videoclip, casi no hay diálogo y todo parece seguir el ritmo de la música que o bien es apropiada o incluso compuesta para la propia pieza teniendo como resultado una esquizofrenia delirante. Con sorna muchos de sus vídeos incorporan un mensaje de atención al principio, tal como lo hacían las copias de VHS en las que se predicaba no copiarlas como actividad ilegal, ellos sin embargo advierten que todo el material es robado y que la cinta es directamente ilegal. [vídeo 8]

Sin embargo podemos atender a un subproducto del mashup como un auténtico subgénero nacido exclusivamente de YouTube. El denominado YouTube poop (YP) es propio del sesgo de población millenial y comparte los mismos rasgos distintivos adquiriendo además los propios generacionales como pueden ser bromas a juegos online o los foros tipo 4chan.

Esta subcultura está perfectamente documentada, marcando su inicio el 27/11/2006 por el usuario Superyoshi y su pieza “I’d say you have hot in your tail” [vídeo 9] donde vemos al personaje Luiggi, amigo de SuperMario, en su versión de dibujos animados, quemándose la cola una y otra vez. La narración del episodio sigue con normalidad pero esa secuencia es incorporada sin cesar creando una disrupción en el relato que queda incomprensible.

Prácticamente la gracia del YP es la repetición de frames o secuencias y la burda y pueril manipulación donde se intercalan palabras mal sonantes o referencias al sexo.

Los creadores de estos vídeos, empiezan sus andadas como vídeobromas privadas entre grupos de amigos, normalmente conocidos a través de la web en foros o comunidades gamers. Sin embargo el estilo se empieza a reproducir debido a las innovaciones como los vídeos relacionados que incrementa el propio portal. El poop se define como un método de edición de vídeo per se que sigue unas ciertas normas y cuyo último fin es el humor absurdo, el impacto o confusión o incluso causar molestia a través de modificaciones sonoras y visuales, yuxtaposición y loops [vídeo 10]. La manera de expandirse y popularizarse corresponde a la del viral o meme, engrosando las filas de éstos. Su popularidad se ha disparado de tal manera que tienen foros propios o artículos de profesores de Yale sobre el Copyright del material utilizado en el aluden al efecto llamada de los usuarios, una especie de competición online de la cultura del remix. Algunos de los vídeos YP más famosos han sido incluso utilizados como propia fuente de recursos para crear a partir de ellos.

Se diferencian subcategorías; Vídeo musical donde se intenta modificar el contenido de las letras para que parezca que digan otra cosa, competición entre usuarios o los llamados Flash poops donde se utilizan efectos espaciales y pantallas croma para crear situaciones y efectos que no tienen que ver con las fuentes de material utilizados, éstos suelen ser más elaborados e incluso encontramos ejemplos de algunas narrativas que contienen un significado, como en “Bob Esponja Nazi”[vídeo 11], donde al alterar las secuencias animadas con elementos añadidos y doblajes falsos se propicia y se induce a una posible reescritura del episodio de dibujos.

Una característica interesante es que hay una lista de personajes que forman parte de este universo que como veíamos antes pertenecen a la cultura pop o infantil, de videojuegos incluso a la retromanía centrándose en los 80’s y 90’s, pero también la MTV y sobre todo internet, el mundo de videojuegos online, los propios memes de foros y otros hits de YouTube como las noticias con autotune o demás vídeos virales protagonizados por personas anónimas. [vídeo 12]

En definitiva, existen nuevas maneras de creación audiovisual que traspasan la frontera de la narración lineal o incluso la iconoclasia, desdibujando la forma del autor y trastocando el lenguaje audiovisual para siempre que marcaran el nicho cultural de las nuevas generaciones y su manera de entender el entretenimiento y el cine.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>